Perú atrae no sólo a turistas, sino también a sibaritas de todo el mundo. Reconocida como una de las gastronomías más respetadas del mundo, probar la comida peruana es uno de los motivos por los cuales millones de visitantes se movilizan a su capital, Lima y al destino ideal para los amantes de la naturaleza, la ciudad de Cusco.

Lima, alojamientos para todos los gustos

La ciudad de Lima ofrece una gran variedad de lugares para conocer y cosas que hacer. La capital de Perú tiene una industria hotelera respetable. Hay un alojamiento ideal para cada persona; desde los hoteles cinco estrellas de Miraflores, hasta las posadas y hostales más sencillos, pero con una gran ubicación muy cerca del centro histórico de Lima.

Lima, capital gastronómica latinoamericana

Perú no sólo es el destino ideal para los amantes de las montañas y de las maravillas arqueológicas que ofrece. También es visita obligada para los amantes del buen comer y beber. La Feria Gastronómica Internacional de Lima, conocida también como Mistura, se realiza anualmente en el mes de septiembre y recibe a más de 500 mil visitantes.

Lima, arquitectura virreinal

Los hoteles de Lima son frecuentados también por personas que desean conocer el legado de la arquitectura y el arte rococó local. Lima fue quizás el virreinato más rico de América Latina. Se ve reflejado en sus museos, iglesias, casa coloniales, pinturas y esculturas de la escuela cuzqueña, también conocida como el barroco limeño. Lima, es una ciudad única, de balcones de ensueño y casonas antiguas como la Casa del Oidor, que fue construida en la época de la fundación de la ciudad, en el año 1535, cuando era conocida como la Ciudad de los Reyes.

Lima se muestra antigua y moderna a la vez. Es una de las tres áreas metropolitanas más pobladas de América Latina y que recibe a turistas de todas partes del mundo.