Como su nombre lo indica, una caminata de aventura involucra mucha acción y adrenalina. ¡Disfrutar al máximo y contacto extremo con la naturaleza pueden llegar a ser sinónimos perfectos!

Este tipo de experiencias comprenden diversas actividades, desde caminatas a través de montañas y ríos, hasta actividades deportivas de gran exigencia física.

Preguntas frecuentes

¿Las caminatas de aventuras son seguras para niños?

Sí, pueden llegar a ser muy variadas, y los caminos y las actividades serán seleccionados de acuerdo a las características de cada grupo.

¿Los caminos a recorrer son escarpados o muy irregulares?

No siempre, por lo general se trata de caminos trabajados para facilitar su recorrido. Sin embargo, hay uno para cada gusto y exigencia.

¿Qué medidas de seguridad deben seguirse?

1. Usar el calzado adecuado para este tipo de actividad y que sea cómodo.

2. Acompañar los zapatos con unos calcetines apropiados que absorban la humedad y protejan del frío.

3. Conocer de antemano la ruta, así como diversas alternativas en caso de requerir asistencia médica.

4. Contar con apósitos y vendajes, para poder socorrerse en caso de sufrir lesiones en tobillos y pies.

5. Si se siente mucho dolor al caminar, lo más recomendable es dar por terminada la caminata y no auto exigirse. Esto podría empeorar la situación y causar daño.

6. Llevar suministros para mantenerse hidratado.

¿Qué lesiones podrían ocasionarse?

Es importante mencionar, que las lesiones están directamente relaciones a las condiciones que tenga el terreno, por lo que, mientras la persona se exponga a terrenos más desafiantes, el índice de lesiones podría aumentar en todos los niveles, sobre todo, si se trata de alguien poco experimentado en este tipo de travesías.

Podría llegar a ocurrir:

  • Dolor en el tendón de Aquiles.
  • Dolor en el talón.
  • Esguinces.
  • Fractura de pie o de tobillo.
  • Fractura por estrés en el tobillo, el pie o la pierna.

Disfrutar de la naturaleza y las emociones intensas no debe dejar de lado la salud.